México en la era solar

Instituciones eficaces y tecnología integran el binomio protagonista del desarrollo y de la sustentabilidad. Instituciones, que significan reglas e incentivos, capacidades directivas y de ejecución. Tecnología, que permite plantear proyectos, alternativas y soluciones viables. La ingeniería civil y un Estado funcional  fueron protagonistas del Desarrollo Estabilizador en el México del siglo XX: urbanización y crecimiento económico acelerados, signados por grandes centrales hidroeléctricas, instalaciones petroleras, sistemas de irrigación, carreteras, hospitales, naves industriales, centros educativos, centros urbanos, puertos...

Ahora, en el siglo XXI, México se va a dirimir en tres ámbitos: ciudades, manejo y conservación del territorio nacional, y energía. La tecnología está disponible, pero sólo en el último caso tenemos las instituciones necesarias gracias a la Reforma Energética. Falta construirlas en los primeros dos.

La Reforma Energética rompió el monopolio y abrió el sistema eléctrico a la energía distribuida, que se producirá masivamente  en pequeña y mediana escala a todo lo largo y ancho del territorio, interconectada o no a la red nacional. Se trata fundamentalmente de plantas solares, eólicas, geotérmicas y minihidráulicas, que además de su naturaleza renovable y limpia (con cero emisiones de contaminantes y de gases de efecto invernadero) significarán estabilidad y mejor regulación de voltaje, así como menores pérdidas de energía por transmisión. Tienen ahora preferencia en el acceso a la red de transmisión,  bajo control del Centro nacional de Control de Energía (CENACE) y de acuerdo a las nuevas reglas. Éstas también sientan las bases para su evolución  hacia una red inteligente, capaz de resolver el problema de intermitencia de fuentes renovables y de minimizar pérdidas, de facturar en tiempo real, de adaptar los patrones horarios de consumo, y de coordinar a millones de consumidores y productores. La Reforma Energética no sólo  alienta la inversión privada en energías renovables y limpias, sino que crea mercados, y establece metas obligatorias de producción de electricidad con fuentes sustentables, y también de consumo para  grandes usuarios. Introduce instrumentos eficientes para su promoción, como es el caso de los Certificados de Energía Limpia, que son mandatorios y  serán objeto de transacciones de mercado. Es  una nueva arquitectura institucional indispensable para la sustentabilidad energética y para la satisfacción de necesidades cada vez mayores de consumo eléctrico un una economía en crecimiento y de una sociedad que aspira y demanda niveles más altos de bienestar material. Bienestar, desarrollo y energía se conectan con vínculos en buena medida indisolubles.

La Reforma Energética ha ofrecido el componente institucional de sustentabilidad. La tecnología  igualmente cumple su parte, como ocurre con la generación de electricidad a partir de la luz solar con sistemas fotovoltaicos. Es un milagro invocado por Einstein hace más de un siglo, a través del efecto fotoeléctrico. Cuando la luz solar deja de ser una onda y se asume como partícula (fotones), la magia cuántica los transfigura en electrones que crean una diferencia de voltaje y una corriente eléctrica en un material semiconductor (silicio) base de las celdas solares fotovoltaicas. Su eficiencia no es aún espectacular – convierten sólo el 18% de la energía solar en electricidad, pero su costo se ha desplomado  en un 80% en los últimos 5 años por avances tecnológicos (que prosiguen y las harán mucho más eficientes), y a gigantescas economías de escala logradas en China. El hecho, es que el costo por KWh de la energía solar ha llegado a ser menor que el de energías fósiles como el gas natural y el carbón.

En la subasta reciente de CFE, Enel, empresa italiana rompió todos los records al ofrecer un KWh en sólo 0.04 USD con una capacidad instalada de 1,200 MW, algo ya muy serio. Esta subasta inaugura operativamente la era solar en México. Enhorabuena.

https://www.facebook.com/GabrielQuadri/?fref=ts

http://m.eleconomista.mx/columnas/columna-especial-empresas/2016/04/22/mexico-era-solar

 

No hay comentarios

Agregar comentario

A %d blogueros les gusta esto: