Agenda de Sustentabilidad, 4) Cambio Climático

El próximo gobierno no podrá escabullirse de las decisiones y políticas – complejas e impopulares –  que implican la lucha contra el cambio climático y el cumplimiento de los compromisos internacionales de México ante el Acuerdo de París. Este es el cuarto de los cinco grandes temas de nuestra Agenda de Sustentabilidad para México (siendo los otros: biodiversidad terrestre, mares, ciudades, y agua) tocados en esta columna. Entrañan una profunda  reestructura institucional, regulatoria, en el sistema de precios, y en patrones tecnológicos  de producción y consumo en sectores clave. No es fácil de asumir, y menos de instrumentar; es por eso que lo más sencillo es soslayarlo olímpicamente, manteniéndonos en generalidades, ocurrencias, y propuestas (“planes” o “programas”) vagas y políticamente correctas. Todo el mundo patea el bote hacia adelante; que los que vengan lo resuelvan. Va a ser muy difícil.

Los compromisos de México establecen una reducción incondicional de 25% en  Gases de Efecto Invernadero (GEI) hacia el 2030 por debajo del escenario tendencial o proyectado. Y, hasta de 40% en el caso de un contexto de cooperación multilateral, precios internacionales al carbono, ajustes arancelarios, y mecanismos financieros y de transferencia tecnológica. Incondicionalmente, representa, ni más ni menos, iniciar en 2026 una reducción absoluta en las emisiones, lo que significa virtualmente una reducción absoluta en el consumo de combustibles fósiles. Ello, de tal forma que se desacople el crecimiento económico del uso de energéticos fósiles. Siendo honestos, esto no puede lograrse más que por medio de una audaz política de carbon pricing (precio al carbono) que  en forma llana quiere decir establecer un severo impuesto a los combustibles (y/o un mercado de carbono con topes máximos de emisión, que sería equivalente). Se trata de un carbon tax, o de un fuerte impuesto al carbono, en particular, en  gasolinas y  diesel que son la principal fuente (creciente) de emisiones de gases de efecto invernadero (CO2) en México, con la finalidad de reducir su demanda y por tanto las emisiones. Esto exige una estrategia inmediata, y de mediano y largo plazo de gestión fiscal, monetaria y de precios, adaptación, persuasión y pedagogía pública, cambio cultural, y compensación o mitigación en sectores o grupos sociales más afectados. Precisa construir una política nueva de transporte y movilidad en las ciudades, de vehículos eléctricos, y de configuración urbana hacia la densificación y verticalidad. Será una hazaña lograrlo, sobre todo con políticos miopes y oportunistas que sólo hablan de “gasolinazos”.

Por fortuna, en el sector de generación de electricidad  (segundo en importancia en emisiones), la Reforma Energética ha abierto un cauce claro de transición  hacia energías limpias, y desarrollado una arquitectura institucional y regulatoria para ello. Sólo faltará profundizarla.

Poco espacio de actuación habrá en la industria (tercer sector en importancia), dado que la estructura tecnológica de las ramas con las emisiones más relevantes  como lo son cemento y siderurgia no permite una modificación radical. (Son inherentemente intensivas en energía). En contraste, parece clara la oportunidad en la reducción de algunos gases industriales de alto efecto invernadero (HFC, N2O, y otros).

En el cuarto sector en importancia, agricultura y ganadería, hay margen de intervención exitosa, aunque políticamente complicada. Habrá que establecer el mandato de Deforestación Cero, que implica contener y revertir la ampliación de la frontera agropecuaria (hoy responsabilidad, en especial en los trópicos,  de la soya, palma africana, ganadería, y agricultura de subsistencia, más la amenaza de la producción de etanol). Por último, están rellenos sanitarios, tiraderos de basura, y granjas, generadores de Metano, que deben ser objeto de una política eficaz.

No tenemos aún el reconocimiento del desafío, ni la visión, ni las instituciones, ni las voluntades necesarias para abordarlo. Nos urgen.

 

https://www.eleconomista.com.mx/opinion/Agenda-de-sustentabilidad-4-Cambio-climatico-20180223-0020.html

https://www.facebook.com/GabrielQuadri/

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario

A %d blogueros les gusta esto: