Canal Inter-oceánico en Nicaragua, ajedrez chino

China apuesta fuerte en América. Establecerá una firme cabeza de playa territorial en Nicaragua, como pivote de influencia económica, geopolítica y probablemente militar. Se trata del Canal Inter-Oceánico de Nicaragua. El país fue elegido por China, formalmente a través del empresario Wang Jin y la empresa Hong Kong Nicaragua Canal Development (HKND) como brazo corporativo (hubiera sido políticamente indigerible hacerlo abiertamente por iniciativa oficial). El país tiene un gobierno cuasi-autoritario y populista, desesperado al perder el subsidio bolivariano, y una economía sin opciones de desarrollo. Nicaragua fue considerada para  el canal inter-oceánico desde fines del siglo XIX, primero por Ferdinand de Lesseps y luego por Teddy Roosevelt. Ambos lo declinaron y optaron por Panamá; las razones  fueron  costo, longitud, volcanes, terremotos, y huracanes. Estas siguen siendo muy persuasivas, pero no para la asertividad, ambiciones, poderío económico y geo-estrategia del gigante asiático.

Francia perdió su oportunidad histórica al abandonar a Lesseps (quien ya había construido el canal de Suez); permitió quebrar a la empresa francesa del canal, e incluso persiguió por fraude a sus directivos  (entre ellos, el ingeniero Eiffel). También argumentó que era inviable la obra, ya que se trataba de un canal a nivel del mar, que implicaba costos astronómicos de excavación; los franceses dejaron a medio hacer el famoso Tajo Culebra, columna vertebral del Canal de Panamá.

Roosevelt maniobró hábilmente y llenó el vacío dejado por la timorata política Francesa. Cambió la ingeniería, planteó un canal de 77 km, de 20 m de profundidad máxima,  con exclusas y un enorme lago (lago Gatún) para abastecerlas de agua dulce y permitir la navegación. Despojó a Colombia de lo que ésta veía sólo como un lejano e inaccesible apéndice territorial. Nació la República de Panamá, y se consolidó en Centroamérica lo que entonces fue calificado como el patio trasero de los Estados Unidos. En 2016 Panamá, ahora soberana del Canal, termina su ampliación para barcos gigantescos (Post-panamax) con una inversión de 5.3 mil millones de dólares. ¿Entonces, para qué otro canal?

Con una concesión a HKND de 50 años renovable, aprobada rápidamente por la Asamblea Nacional, el Canal de Nicaragua otorga virtualmente  soberanía a China, y sería la obra humana física del siglo XXI. Su costo se estima en  50 mil millones de dólares; incluye exclusas en ambas entradas y salidas, y su longitud será de  278 km (173 km en tierra, y 105 a través del Lago Nicaragua, el más grande de Centroamérica y uno de los más grandes de América). Tendrá 30 m de profundidad, y entre 230 y 500 m de anchura. Incluye dos grandes puertos (uno en el Pacífico y otro en el Caribe), un lago de 40 mil hectáreas para proveer de agua a las exclusas, dos aeropuertos y una extensa red de carreteras de acceso, más nuevos centros urbanos para albergar a los trabajadores e instalaciones logísticas. Elevaría la tasa del crecimiento del PIB nicaragüense entre 5 y 10% anual.

El dragado del Lago Nicaragua generará 5 mil millones de metros cúbicos de sedimento  impactando a su delicada ecología y especies endémicas de peces (entre ellas un insólito tiburón de agua dulce). Destruirá más de 400 mil hectáreas de reservas naturales (Cerro Silva e Indio Maíz) que forman parte del mayor bosque tropical compacto de Centroamérica, así como humedales críticos (San Miguelito), ambos pieza clave en el Corredor Biológico Mesoamericano que corre hasta el sureste de México, y el cual quedará cercenado. Los puertos y sus infraestructuras afectarán valiosísimos ecosistemas de manglar, y la navegación en el Caribe impactará a su segundo sistema de arrecifes coralinos más importante. El Estudio de Impacto Ambiental ha sido un mero trámite. China juega serio.

No hay comentarios

Agregar comentario

A %d blogueros les gusta esto: